Willis Drummond actúa el 22 en Bilbao

Willis Drummond actúa el 22 en Bilbao

"Tabula Rasa" es el cuarto trabajo de este artista que acompañado del grupo vasco Inoren Ero NI actuará en Kafé Antzokia el día 22 desde las nueve y media de la noche 

Imagen de reuskadi
Redacción Euskadi

“Tabula Rasa” es el quinto álbum de estudio de Willis Drummond. Han pasado 4 años desde “A ala B” (Bidehuts, 2012), su anterior disco, que les llevó a dar alrededor de 200 conciertos, de Baiona a Berlín, del Supersonic de Cádiz al Olympia de París. A finales de 2014, el grupo anunció un descanso indefinido cerrando un ciclo de 10 años.
2 años más tarde, “Tabula Rasa” es el símbolo de renacimiento.

Willis Drummond nunca ha sido un grupo que mirara al pasado como una época dorada mejor. Por supuesto, sigue estando presente la influencia de las escenas independientes y alternativas de la década de los 90 – Seattle, Washington, Boston o Irun- o el post-punk de los 80, y hasta los grupos primarios de punk rock como los dead boys. Pero todo esto asumido y digerido para aproximarse a las producciones australianas más recientes de bandas como los New Christs, Beasts of Bourbon o The Drones.

No es de extrañar por tanto que la banda haya recurrido al productor responsable de HAVILAH, el mítico album de The Drones, para producir “Tabula rasa”: Burke Reid (The Drones, Courtney Barnett…).

Burke Reid ha sabido reflejar la energía viva del directo, esencia pura del grupo, añadiendo un verdadero trabajo de producción. Aunque la formación del grupo había cambiado recientemente (Rafael Rodrigo dejó la banda hace unos meses) Burke Reid ha sabido sacarle provecho, creando una base rítmica bajo-batería implacable, llevando las guitarras hacia nuevas y diferentes direcciones, y sacando en momentos a la superficie de ese muro de sonido, delicados detalles sonoros (guitarras acústicas, teclados, percusiones, voces…).

El resultado es este disco. Al igual que la banda, no se puede clasificar en un estilo o escena, se nota que el cuarteto disfruta en la oscilación… De un estribillo brillante a una parte ruidosa y caótica, de una canción en la que la letra marca el carácter a un pasaje instrumental, de un susurro a un grito, de la resignación a la indignación …

A fin de cuentas, Willis Drummond no se preocupa mucho por su pasado… ni por su futuro. Su música y sus letras nos recuerdan que con frecuencia la plenitud está a un paso de la catástrofe, y que cada instante es un nuevo punto de partida

Actividad: